fbpx

POR: LEP YAZMÍN ITZEL ZÁRATE CHACÓN

La contingencia por el COVID-19 ha modificado en gran medida nuestro día a día. Nuestras rutinas y actividades no son las mismas desde que estamos en “aislamiento voluntario” y estos cambios tan drásticos involucran principalmente a los niños, quienes han dejado de ir a la escuela, hacer tareas en casa, se involucran en clases en línea y lo más importante: no pueden salir de su hogar. Tanto padres como maestros nos hemos ocupado de la parte intelectual y académica procurando que los niños tengan actividades escolares en casa; sin embargo, hemos dejado de lado un aspecto importante que es el área emocional de nuestros niños y niñas.

Más allá de lo que los adultos podemos percibir, los niños temen, se preocupan o estresan por las situaciones que actualmente nos aquejan. Es posible que con el paso de los días los niños puedan manifestar cambios de conducta, irritabilidad, berrinches, demandas de atención, pesadillas, perdida de apetito y en los casos donde los niveles de temor, preocupación o estrés son elevados: irregularidades en el sueño, mojar la cama o hacerse del baño en la ropa interior. Para ayudarlos a regularse podemos realizar las siguientes acciones:

En las situaciones en donde se muestre estresado, preocupado o con miedo, ayúdale a reconocer cuáles son sus emociones en ese momento y cómo las puede modificar o regular.

  • Platicar con los niños acerca del Covid-19 de una forma clara y con explicaciones de acuerdo con su edad. En internet podemos encontrar diferentes recursos como: videos, cuentos, infografías e imágenes para colorear de las cuales nos podemos ayudar. Antes de iniciar la platica con el niño o niña debemos preguntarles: ¿qué saben acerca del tema? Es importante evitar que los niños escuchen información de noticieros o videos para adultos ya que los niños obtendrán información que no podrán manejar. A través de la información que les proveas también ayúdale a ver las alternativas y que la situación solo será por un tiempo, visualiza junto con el o ella actividades que podrán realizar si nos cuidamos con este aislamiento.
  • Elaboren un cronograma de su día y plásmenla en una cartulina de forma creativa con dibujos y decoraciones y colóquenla en un lugar visualmente accesible. Procura que las actividades de cada día sean variadas y de lapsos de tiempo de no más de hora y media. Pueden incluir actividades recreativas, tareas escolares, dinámicas familiares, lecturas, juegos de mesa, labores del hogar de acuerdo a su edad, ejercicio y muy importante: actividades de relajación como escuchar música tranquilizante, acostarse a observar el cielo en la azotea —sobre todo al anochecer—, posiciones de yoga para niños, realizar respiraciones profundas imaginando lugares donde desearían estar, etc.
  • Trabajo con sus emociones. En las situaciones en donde se muestre estresado, preocupado o con miedo, ayúdale a reconocer cuáles son sus emociones en ese momento y cómo las puede modificar o regular. De igual forma en internet podrás encontrar estrategias que te ayuden a darle opciones a tu hijo para regular sus emociones.

En el caso de que los niños sigan orinando su cama o no puedan controlar sus esfínteres, lo mejor será que consultes a un especialista, de acuerdo a las medidas que tenemos que seguir puedes consultarlo en línea con un psicólogo o terapeuta infantil para que pueda guiarte con más estrategias.

Yazmín Itzel Zárate Chacón es Licenciada en Educación Preescolar y tiene maestría en Psicoterapia Gestalt Infantil

Comentarios