fbpx

Hace muchos años que dejé de escribir en este dominio, antes, hace más de una década, lo hacía con sobrada frecuencia. Muchas cosas pasaron en ese interludio y el blog se fue borrando, luego olvidando.

Durante un tiempo lo tuve alojado en Tumblr, cuenta que aún conservo y donde se puede curiosear por si se desea apreciar lo que antes hice. Nada del otro mundo. Al final decidí volver a alojarme en un WordPress, esta vez hospedándome a mí mismo.

Así que, aquí voy de nuevo. De algún modo necesito este espacio para gritar en despoblado y, si alguien me escucha y desea gritar conmigo o replicar lo que yo digo, está bien.

También necesito un lugar donde poner mis colecciones de fotos, ilustraciones y enlaces a mis trabajos personales en mi Vlog de Youtube (que debo y pienso retomar pronto) y mi Podcast en Spotify.

Siempre he creído en el trabajo en línea, desde muy pequeño y antes de que el concepto existiera. Mi sueño era tener un perro robot, una computadora en casa, una computadora de bolsillo y una familia. Tengo la familia, cualquiera posee las computadoras (celular incluido) y me falta el perro, pero algún día seguramente cualquiera lo tendrá. El punto es que mi vida es digital y no tener un blog para externar mi propio yo, es absurdo, aunque nadie lo lea.

Además, debo poner en algún lado mis enlaces a Twitter, sígueme allí aunque prácticamente lo odio y publico poco. Pero tú sígueme y vemos.

Matashita.

Comentarios